warm-audio-logo150

La historia de Holy Bouncer empieza como muchas otras en el Instituto. Se juntan cinco amigos de Barcelona que comparten su febril admiración por las canciones de Alex Turner y de Julian Casablancas y en poco menos que cuatro años, y sin saltarse un solo día de ensayos queman etapas de forma vertiginosa.

Sus canciones son fiel reflejo de la montaña rusa de la gente de su edad (ahora todos tienen entre 23 y 24 años) y, claro está, en ellas hay sexo, drogas y rock’n’roll. Pero no solo eso. Lejos de cantar sobre paraísos artificiales,Holy Bouncer también tienen los pies en el suelo y no se resignan a ser víctimas del despropósito mundial en el que les ha tocado vivir.

Ah sí! Y cantan en inglés. ¿Por qué? La respuesta rápida es porque les da la gana. Pero después de desvelar sus referentes y reconocer que en el fondo les gustaría llegar tan lejos como sus maestros, es casi imposible imaginarlos cantando en otra lengua que no sea inglés. Si estamos hechos de lo que hemos comido, ésta ha sido su dieta desde que se reconocieron como hermanos de sangre no hace tanto tiempo en el Instituto.

warm-audio-logo150

 

La historia de Holy Bouncer empieza como muchas otras en el Instituto. Se juntan cinco amigos de Barcelona que comparten su febril admiración por las canciones de Alex Turner y de Julian Casablancas y en poco menos que cuatro años, y sin saltarse un solo día de ensayos queman etapas de forma vertiginosa.

Sus canciones son fiel reflejo de la montaña rusa de la gente de su edad (ahora todos tienen entre 23 y 24 años) y, claro está, en ellas hay sexo, drogas y rock’n’roll. Pero no solo eso. Lejos de cantar sobre paraísos artificiales,Holy Bouncer también tienen los pies en el suelo y no se resignan a ser víctimas del despropósito mundial en el que les ha tocado vivir.

Ah sí! Y cantan en inglés. ¿Por qué? La respuesta rápida es porque les da la gana. Pero después de desvelar sus referentes y reconocer que en el fondo les gustaría llegar tan lejos como sus maestros, es casi imposible imaginarlos cantando en otra lengua que no sea inglés. Si estamos hechos de lo que hemos comido, ésta ha sido su dieta desde que se reconocieron como hermanos de sangre no hace tanto tiempo en el Instituto.

warm-audio-logo150

La historia de Holy Bouncer empieza como muchas otras en el Instituto. Se juntan cinco amigos de Barcelona que comparten su febril admiración por las canciones de Alex Turner y de Julian Casablancas y en poco menos que cuatro años, y sin saltarse un solo día de ensayos queman etapas de forma vertiginosa.

Sus canciones son fiel reflejo de la montaña rusa de la gente de su edad (ahora todos tienen entre 23 y 24 años) y, claro está, en ellas hay sexo, drogas y rock’n’roll. Pero no solo eso. Lejos de cantar sobre paraísos artificiales,Holy Bouncer también tienen los pies en el suelo y no se resignan a ser víctimas del despropósito mundial en el que les ha tocado vivir.

Ah sí! Y cantan en inglés. ¿Por qué? La respuesta rápida es porque les da la gana. Pero después de desvelar sus referentes y reconocer que en el fondo les gustaría llegar tan lejos como sus maestros, es casi imposible imaginarlos cantando en otra lengua que no sea inglés. Si estamos hechos de lo que hemos comido, ésta ha sido su dieta desde que se reconocieron como hermanos de sangre no hace tanto tiempo en el Instituto.